Nuestros Clientes Opinan

 

Booking

Es un lugar sencillo, agradable y acogedor. Su dueña sorprende permanentemente con detalles que lo hacen sentir a uno como en su propia casa.

Andres, tomado de Booking


Booking

Definitivamente la tranquilidad y el paisaje son lo mejor del lugar, solo superados por la amabilidad y calidez de doña Bertha. Qué lindo encontrarse con un ser humano como ella para pasar un fin de semana de tranquilidad y reconexión con la naturaleza.

Diana, tomado de Booking


Tripadvisor

La primera sensacion cuando se llega a la Hacienda Betania, es la de llegar a la casa de amigos en donde se va a pasar la noche. Berta es una excelente anfitriona y los hara sentir como en casa. Las habitaciones son comodas, el paisaje fantastico y la tranquilidad que se tiene es inigualable. Como cuando se llega a casa...

Ricardo, tomado de Tripadvisor


Hotel para no citadinos:

Sin pensar en que la casa de campo que construyo con tanto esfuerzo hace 14 años para la recreación de sus hijos fuera un hotel, Bertha López Martinez, ocupo un pequeño espacio del terreno que su padre compró en 1924. Sin embargo, según ella, sus hijos resultaron demasiado citadinos para vivir en el campo. Fue entonces, cuando su nuera Maria Paulina Gutiérrez la sorprendió un buen día con un menú muy particular. Cada uno de los platos llevaba el nombre de un caballo fino o de alguna mascota. Fue así como nació la Hacienda Betania, un pequeño y cómodo hotel a una hora de Bogotá saliendo por la Calera o por Sopo. Los planes de descanso y recreación son muy variados e incluyen cabalgatas diurnas y nocturnas. Si usted prefiere las caminatas ecológicas , el guía es un perro golden retriever que aprendió su oficio a la perfección hace 6 meses.

Articulo tomado de: Periódico El Tiempo.


Articulo periodico Canada

Shortly after 6:30 PM, we arrived at Hotel Hacienda Betania (N 4 deg 48.172’ W 73 deg 54.301’ Elevation 2894m). This quaint B&B is located about 5 Km off the main Guasca-La calera road, and is about 15-20 minutes from the entrance road leading to Chingaza NP (which is why it was chosen over a hotel in Bogota). The life-history of the enchanting owner, Berta, would make a compelling story for a Hollywood movie. She inherited the property from her late father, met considerable resistance as a female land-owner from other local male ranchers, was kidnapped by guerrillas for a week before she paid the ransom for her safe release. The inn is a lovely converted farm house with spacious rooms elegantly decorated in period furniture with stunning views overlooking the valley floor. The meals prepared and cooked by Berta herself were all excellent. The inn is a favorite weekend retreat/escape for residents of Bogota.


Blog sobre Hotel Hacienda Betania

El personal del hotel nos estaban esperando. Nos ayudaron con las maletas, hicimos el check-in, nos ofrecieron algo para tomar y ordenamos la cena. Aunque había la opción de cenar algo ligero, nosotros optamos por un plato fuerte. Las críticas del restaurante eran muy positivas y no podíamos dejar pasar la oportunidad de degustar la cocina. Una dulce y más que amable empleada del hotel (cuyo nombre ahora no recuerdo) nos acompañó a la habitación Manuela.

La habitación estaba decorada con alegres colores fucsia y verde. Cortinas, edredón, cojines, lámparas, mesitas,... todo a conjunto. Del techo en forma casi piramidal colgaba una lámpara de cristales. La habitación tenía una pequeña terraza con mesa, sillas y una planta que me recordó mi infancia. Era una de esas plantas que las flores tienen forma de campanilla de color rosa fucsia. De pequeña me dedicaba a hacer explotar las flores apretando. El ploff me parecía de lo más divertido. Mi madre me reñía porque si las hacía explotar, ya no florecía. Me permití explotar algunas de ellas, cosa que me divirtió muchísimo.